Las mejores bromas para gastar a los amigos

Las bromas son un asunto espinoso para muchos: algunos las aman, otros se ríen de ellas siempre y cuando no sean el blanco de la broma en cuestión, y otros las detestan por completo. En este artículo se recogen algunas de las bromas más clásicas para gastar a los amigos y poner a prueba su buen humor.

Bromas caseras

Se trata de bromas sencillas pero efectivas, que proporcionan una gran cantidad de diversión a costa de preparaciones muy sencillas. Algunas requieren tan poco como cambiar el azúcar de casa por la sal, y esperar a que alguien se fastidie el café de la mañana sin saberlo. Otras, en cambio, exigen algo más de previsión, como fingir un cristal roto pintando encima con una tiza o una pastilla de jabón. En cualquier caso, es importante revelar la broma antes de que la víctima en cuestión llame a la policía para denunciar el suceso.

Bromas terroríficas

Las preferidas de muchos y, a la vez, las más odiadas de todas por otros. Consisten en recrear una situación terrorífica para horror de la víctima, que creerá temporalmente que se trata de un suceso cierto. Una idea es colocar un dedo o un insecto falsos (de goma, los venden en las tiendas de bromas) dentro de una fruta parcialmente cerrada, como una sandía o un melón. El susto está asegurado. Aquí también se incluyen otras bromas más simples pero efectivas, como esconderse tras una esquina para sorprender a alguien.

Bromas telefónicas

phone-jokesEn los últimos años han vuelto a cobrar protagonismo por encima de otros estilos de broma. Consisten en llamar a alguien haciéndose pasar por otra persona o servicio, con el objetivo de sorprenderle o asustarle, y luego reírse al revelarle la broma. Para los más sofisticados, cabe tener en cuenta la existencia de numerosas webs y empresas que ofrecen este tipo de servicio, grabando a la víctima para después revivir la broma una y otra vez.